/ NEWS

Energías renovables y su rol en la economía circular

23 Marzo 2021
  • Compromiso Corporativo

En relación con temas de sustentabilidad, tanto la economía circular como las energías renovables están liderando las tendencias para potenciar un estilo de vida más eco-friendly con los usuarios. Pero ¿en dónde convergen ambas tendencias?

 

Las energías renovables son, en resumen, el motor fundamental de la economía circular. Teniendo en cuenta el objetivo principal de la economía circular, que es la  restauración, reutilización,  remanufacturación y reciclaje de los desechos generados por productos y servicios no sustentables, el impacto de las energías renovables en la economía circular es fundamental ya que es uno de los pilares de la descarbonización y descontaminación del medio ambiente, objetivo que ambas tendencias comparten.

La integración de las energías renovables y la economía circular deriva de las tres mega tendencias a nivel nacional: la descentralización y energía distribuida, la descarbonización y descontaminación, y la transformación digital.

Una de las herramientas importantes para la descarbonización y descontaminación es la integración de las energías renovables en la extracción, producción, reutilización, reciclaje, y reparación de bienes y servicios para hacer una transición hacia una economía circular, sin embargo, el rol principal se encuentra en el reemplazo de las termoeléctricas a carbón para producir energía eléctrica.

 


¿Cómo funcionan las energías renovables?

Vienen de recursos naturales inagotables y a los que se puede recurrir de manera permanente. A diferencia de las energías no renovables provenientes de elementos fósiles, no producen emisión de CO2 por lo cual también son denominadas energías limpias.

 

¿Por qué utilizar energías renovables en los procesos productivos?

El uso de energías renovables tiene varias ventajas:

• Los costos de las tecnologías para producir energía eólica o solar fotovoltaica se han reducido tornándose más competitivas y de mayor acceso.
• No generan gases de efecto invernadero en la generación de la energía.
• La naturaleza de las fuentes de las energías (agua, sol, viento, etc) produce independencia energética para los países y las economías locales.
• El consenso internacional por la descarbonización del planeta, ha producido condiciones favorables para el impulso de tecnologías y uso de las energías renovables.

 

 

 

Unión necesaria para procesos sustentables eficientes


Para neutralizar la contaminación y el cambio climático, son primordiales la descarbonización y la descontaminación. Uno de los elementos contaminantes prominentes, es la emisión de dióxido de carbono (CO2) provocado por combustibles fósiles en la generación de productos o servicios. Por ello, existe un sentido de urgencia para realizar cambios importantes y dar el paso hacia una economía circular donde las energías renovables sean utilizadas en la obtención de la energía eléctrica y térmica, necesaria por los procesos de los distintos sectores económicos, especialmente en la industria energética al ser el sector que más aporta en la emisión de CO2.

Avanzando un paso más, la manera más sencilla de explicar por qué se involucran tanto la economía circular y las energías renovables, es porque el uso de energías renovables es economía circular en acción, ya que estamos generando energía de fuentes renovables que se pueden reponer, reusar y son inagotables.

 

Acuerdo de París

Con el norte en mitigar las emisiones de CO2, en el año 2015 se llevó a cabo el Acuerdo de París, desarrollado en el marco de la convención de la Organización de Naciones Unidas, sobre el cambio climático, donde se establecen medidas para la reducción de gases de efecto invernadero (GEI).

Para cumplir con el Acuerdo de París desde diciembre del 2018, más de 80 miembros se unieron a la Powering Past Coal Alliance, que comprende 30 gobiernos nacionales, 22 gobiernos sub-nacionales y 28 empresas u organizaciones. El objetivo es tomar medidas para estimular un crecimiento limpio y evitar un cambio climático catastrófico, realizando una transición en la generación de electricidad a carbón y reducir a 0 las emisiones por CO2 al 2030 para la Unión Europea y los países de la OCDE, al 2050 para el resto del mundo.

En Chile, las emisiones de CO2 están cerca de 30 millones de toneladas al año, siendo el sector energético el principal contribuyente. De las emisiones de CO2 mencionadas, la generación eléctrica en particular produce un 45,3%, donde el 91% son generadas por termoeléctricas a carbón, el transporte un 28,9%, la industria un 16,8% y un 8% por otras fuentes.

En el marco del Acuerdo de París, Chile acordó una Contribución Nacional Tentativa (NDC por sus siglas en ingles) de un 30% en la reducción de sus emisiones, pero podría aumentar a un 45% de conseguir financiamiento internacional, lo cual se ha hecho efectivo, en su lucha contra el cambio climático.

Tomando en cuenta lo anterior, el uso de las energías renovables se torna fundamental para alcanzar los compromisos adquiridos por la mayoría de los países en lo que respecta a la disminución en las emisiones de GEI y, por lo tanto, para la descarbonización en la generación de electricidad y de la descontaminación.

 

Energía Solar: Su rol en la Economía Circular

Uno de los proyectos destacados en el uso de la energía solar como fuente de energía es el denominado CIRCUSOL (2018-2022) en la UE. Este proyecto es financiado por Horizon2020 tiene como meta promover el sector de la energía solar como un modelo líder en la economía circular a través de modelos de negocios basados en sistemas producto-servicio. El sector solar en Europa genera casi el 4% de la demanda de electricidad y se prevé un incremento de un 59% para el 2019, crecimiento que este guiado para cumplir con el 32% de uso de energías renovables en la matriz energética de la UE para el 2030.

A medida que se incrementa el uso de la energía solar también lo hará el volumen de paneles fotovoltaicos y sus correspondientes desechos, estimándose 8 millones de toneladas de residuos para el 2030 y entre 60 a 78 millones de toneladas en el 2050 de manera acumulativa.

Los resultados deseados del proyecto son la aceptación y validación en el mercado, la viabilidad comercial y sus beneficios, crear un camino para la reutilización, restauración y remanufactura además del reciclaje, y proporcionar nuevos servicios de productos de valor agregado para usuarios finales residenciales, comerciales y públicos. Así también innovaciones en modelos de negocios producto-servicio, certificados fotovoltaicos de segunda vida, casos de negocios, plataforma TIC para compartir y gestionar información, recomendaciones para los responsables de generar políticas públicas, metodologías de negocios de innovación circular para el uso de la industria, profesionales de la sostenibilidad y académicos.

En Chile la participación dinámica de las energías renovables en la matriz energética, aproximadamente de un 40% ha implicado un avance potencial en las disminuciones de las emisiones de CO2. Solo es potencial ya que la generación de energía a traves del carbón sigue siendo significativa.

Por el lado de la descontaminación, los efectos no han sido relevantes ya que no existen impacto relevantes en el uso de energías renovables en lo que respecta a calefacción y transporte. Utilizándose leña, petróleo, bencina, electricidad y gas natural como medios para producir energía.

A pesar de esto se espera alcanzar al 2035 un 60% en lo que respecta al uso de energías renovables para la generación de energía.